arriba

 
Blanco
PortadaseparatorEl colegioseparatorNuestra historia

Nuestra historia


Las Hijas de la Caridad se establecieron en la villa de Ribadeo, el 2 de febrero de 1898, donde se hicieron cargo de un modesto Hospital-Asilo. Carente de recursos económicos por los escasos medios económicos de la naciente fundación, decidieron abrir una escuela en el mismo edificio.

En 1918, ante el aumento del alumnado, separaron las obras y, parte de las hermanas se establecieron en un edificio que fue donado para dicho servicio en la Calle Trinidad. En este centro las hermanas realizaron una labor educativa muy apreciada desde sus comienzos por las gentes de la villa y las autoridades del municipio.

Con el paso del tiempo, las aulas resultaban insuficientes y no reunían las condiciones adecuadas para ofrecer un servicio de calidad, pues el edificio se encontraba bastante deteriorado y el aumento de alumnos hacía aún más necesario pensar en la construcción de otro. Después de una valoración y estudio de dicho proyecto, los Superiores aprobaron la propuesta de la comunidad.


 img#24104


Ayudó mucho a que se agilizaran las cosas la donación de unos terrenos que hace a las Hijas de la Caridad Dª Carmen Barcia Trelles, 22 de septiembre de 1944, al lado de la estación vieja, en el barrio de las Picarolas.


Sobre la finca se construyó un edificio de cuatro plantas en forma de V con saliente en su parte interior central. La superficie total construida fue de 5.522 mts cuadrados.

El Colegio obtuvo la clasificación definitiva para 16 unidades del nivel E.G.B. mediante resolución del 12 de septiembre de 1973. Con la entrada en vigor de los Conciertos, el centro suscribió con la Administración Educativa 16 unidades.

En la actualidad el consta de 6 unidades de Educación Infantil, 12 unidades de Educación Primaria y 8 de Educación Secundaria. Cuenta con grupos de Juventudes Marianas Vicencianas, Asociación de la medalla Milagrosa y la ayuda a los más necesitados es constante.

Seguimos queriendo continuar aquella trayectoria que empezó en un 1918 de educar en la FE y para la VIDA, de transmitir una vivencia cristiana, de trabajar por transmitir una cultura impregnada de humanismo y todo ello al estilo de Vicente de Paúl y Luisa de Marillac que nos impulsan a crear un ambiente educativo de sencillez, acogida, respeto, confianza, alegría, lealtad y generosidad.


 img#18206

 img#18206